Cuando el Director de la Semana de la Crítica de Cannes estuvo en Antofadocs

Tesson en Antofadocs

En agosto del año pasado estuvo en Santiago como jurado de una de las secciones de Sanfic y en noviembre regresó al país, esta vez a nuestro norte, para participar en Antofadocs 2017.

Charles Tesson (1954), crítico de cine y destacado programador francés, tiene una relación larga y cercana con Chile y Latinoamérica. Su rol dentro de la Semana de la Crítica de Cannes, sección paralela del festival francés dedicada a descubrir jóvenes talentos e identificar nuevas escenas, de la que es Director Artístico desde 2012, lo mantiene atento a las vicisitudes del cine y al desarrollo de los festivales especializados.

Por lo mismo, además de sus visitas a Chile, en los últimos años ha participado como jurado en los festivales de Lima (Perú) y Morelia (México), entre otros.

Charles Tesson hace clases de cine, historia y estética en la Sorbonne Nouvelle de París y es autor de multitud de libros en los que ha profundizado sobre autores, como Kurosawa y Buñuel, sobre géneros y sobre otras áreas de la crítica cinematográfica, tarea a la que ha dedicado casi toda su vida y cuyo punto cúlmine fue su rol como editor de la legendaria revista Cahiers du Cinéma entre 1998 y 2003.

Estando en Antofagasta, en conversación con Javier Tolentino de Radio 3 de España, habló sobre cómo se vincula su experiencia como crítico a sus actuales obligaciones como programador de la Semana de la Crítica.

“Es una continuación del trabajo de crítico (…) descubrir nuevos directores y nuevos países donde hay cine interesante. Cuando hay que programar hay otros problemas y (…) cambia un poco la manera de ver las películas.”

Seleccionar las obras que competirán en la Semana de la Crítica, donde sólo pueden llegar las primeras y segundas películas de un autor, no es una tarea poco exigente, sobre todo para un espacio como Cannes, que busca ser pionero en el descubrimiento de los nuevos realizadores que marcarán el cine del futuro.

De esta sección han emergido figuras de la talla de Jacques Audiard, Alejandro González Iñárritu, François Ozon, Ken Loach y Wong Kar-wai, entre otros, por lo que la responsabilidad y las expectativas que recaen sobre los encargados de la programación es enorme.

“Es importante de ver lo que la película y el director deseó, y al fin ver el resultado de eso (…) Y también hay que conocer lo que se hace en el cine en este país (de donde proviene el autor) y ver de qué manera (…) es diferente o cambia cómo se hacen las cosas. Hay directores que siguen tendencias y otros que hacen cosas de maneras nuevas. Cuando tenemos sólo 10 películas (que seleccionar) hay que probar los nuevos estilos“, indica Tesson.

CREACIÓN

Desde su creación en 1962, la Semana de la Crítica sólo programa 10 largometrajes y 10 cortometrajes en cada edición. Es por esto que durante el año, después de concluido Cannes, Tesson tiene la obligación de asistir a un circuito regular de importantes festivales del circuito internacional, como Busan (Corea del Sur), Goa (India), Morelia (México) y Sundance (EE.UU.), en busca de nuevos films y creadores aún desconocidos.

Pese a esta apretada agenda, para el francés también es importante darse la oportunidad de descubrir nuevos festivales en contextos interesantes, como el caso de Antofadocs, porque sabe que el próximo Jeff Nichols o la próxima Rebecca Zlotowski pueden emerger del rincón más inesperado del planeta.

Y Latinoamérica es un destino particularmente importante para su búsqueda, como señaló hace un tiempo en entrevista con Leedor.com:

“Creo que el cine joven latinoamericano es muy interesante, la calidad de sus primeras películas resalta (…) es una rareza en el cine mundial tantos jóvenes cineastas buenos. Argentina y México son las estrellas del cine latinoamericano desde siempre, pero desde hace poco Perú, Chile y Colombia empiezan a sobresalir”.

ESTADÍA EN ANTOFAGASTA

En su paso por el Festival Internacional de Cine de Antofagasta, donde fue jurado de la categoría Largometraje Internacional, Charles Tesson destacó la expansión de la industria regional, que al aprovechar las potencialidades intrínsecas del territorio (como su diversidad cultural y humana, su paisaje, su biodiversidad, etcétera), genera una creciente necesidad de espacios de exhibición, y esto a su vez retroalimenta positivamente el ciclo.

Así, desde su punto de vista, Antofadocs, como lugar de vinculación entre la industria y el público, es un festival con un importante potencial de crecimiento.

Para Antofadocs 2017, contar con la presencia de una de las voces más prominentes del panorama del cine internacional colaborando con su experiencia y su ojo crítico en la consolidación de este espacio, e interesado en descubrir el cine que emerge de la región, fue todo un lujo. Más allá de su dilatada trayectoria dedicada a la reflexión en torno al cine y a la industria, verlo disfrutar de las películas en las salas antofagastinas habla muy bien del festival que acaba de concluir con gran éxito y que ya proyecta cómo será su séptimo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *