Encuentro con pueblos originarios y comisiones fílmicas

comision filmica y antofadocs

La relación entre las producciones cinematográficas y los pueblos originarios es uno de los aspectos más complejos que deben enfrentar las comisiones fílmicas en diversas partes del mundo.

Existen una serie de problemáticas que deben ser resueltas para que los realizadores audiovisuales puedan aproximarse a los territorios tradicionales y a las culturas indígenas. Para que esto ocurra sin conflictos y bajo estándares éticos, diversas experiencias alrededor del mundo han demostrado la importancia de la generación de protocolos donde se plasme un diálogo abierto con las comunidades.

Esto ha sido uno de los principales objetivos de las comisiones fílmicas regionales que existen en Chile. Es por ello que en en el Festival Internacional de Cine Antofadocs se desarrolló un interesante y fundamental encuentro para el progreso cinematográfico de la región.

En el conversatorio “Protocolos Cine y Pueblos Originarios. Experiencias Desde Canadá”, Jesse Wente, miembro del Consejo de las Artes de Canadá y del Toronto Arts Council, comunicador, escritor, curador y activista originario de la etnia Ojibwa, pudo compartir su visión y su experiencia sobre estas problemáticas, junto a los invitados Bettina Bettati, Caroline Pavez y Jorge Donoso.

Además de esta mesa informativa pionera sobre el desarrollo de los protocolos para filmar en territorio indígena, la Comisión Fílmica de Antofagasta realizó en San Pedro de Atacama la primera reunión oficial con los líderes de la comunidad atacameña para comenzar a desarrollar protocolos en forma conjunta.

APOYOS

Para establecer un trabajo con una comunidad indígena, la comisión fílmica de cada región deben ser capaces de establecer lineamientos a través de un acuerdo de confianza voluntario, involucrando a las comunidades, informándolas y educando sobre los procedimientos, necesidades y características de la industria audiovisual.

Este proceso debe ser recíproco, de manera que la comisión fílmica conozca las características culturales del territorio, la importancia de los objetos y lugares sagrados, históricos o ceremoniales, los tabúes y requisitos para los visitantes y los lugares donde no se puede grabar o hay exigencias especiales para hacerlo. Esta dinámica se diferencia con la consulta indígena (política que ha caracterizado la relación del Estado y con los pueblos originarios) en que se trata de un protocolo generado en consenso por representantes de ambas partes, no un documento presentado a los pueblos originarios para su aprobación o rechazo.

Esta forma de generar protocolos de trabajo es esencial en la implementación de este tipo de políticas y es uno de los puntos en que más énfasis hizo Jesse Wente durante su visita a Antofadocs.

Con esto, se busca poner en manos de las comunidades, en un contexto de mutua confianza, la capacidad informada de decidir quién puede o no contar historia sobre la comunidad o en sus territorios, cómo negociar los derechos y la participación económica y todos los demás factores a consensuar.

Este tipo de estrategias, que privilegian la información y comunicación entre las partes, están dirigidas a subsanar los principales temores de las comunidades.

Según Bettina Bettati, cofundadora de la ONG Film In Chile, estas preocupaciones son que las productoras lleguen sin pasar por ningún filtro, sin permisos y con mucha gente, que no quieran pagar ninguna clase de derecho y que dejen daños medioambientales.

Plantear soluciones para estos aspectos puede contribuir, a corto, mediano y largo plazo, tanto a los objetivos de la industria cinematográfica como a los intereses de los pueblos originarios, que se ven de esta manera validados en sus reivindicaciones territoriales a partir de su vinculación directa con la industria, desde un marco normativo ético que precede a cualquier imposición desde las regulaciones regulares del Estado.

TEMÁTICAS

La puesta al día en esta temática durante Antofadocs 2017, la visita de Jesse Wente y los espacios que se generaron de información, discusión e interacción entre los actores relevantes para la elaboración de este tipo de protocolos, auguran un futuro promisorio en este fundamental aspecto del fomento a la producción cinematográfica en nuestros territorios.

El avance que han tenido las comisiones fílmicas regionales en todo el país en esta y otras áreas ha sido consistente en los últimos años y aporta buenas perspectivas respecto a la descentralización de la industria. Como indica Bettina Bettati, la naturaleza misma de en Chile, con su diversidad geográfica y cultural nada centralizada, obliga a que el crecimiento de la industria esté distribuido en cada territorio, por lo que su fomento es necesariamente una acción de descentralización.

El esfuerzo de Antofadocs por darle un lugar relevante a estas problemáticas y a las labores de la comisión fílmica regional, responde a un interés por abarcar, como festival de cine, toda la cadena de producción cinematográfica, desde el estímulo a la industria a partir de la promoción del territorio como lugar ideal para la producción   fílmica, hasta la exhibición y generación de audiencias. Para todo festival de cine, ser un lugar donde se den encuentro todos estos eslabones de la industria del cine, es un orgullo y un importante avance hacia la consolidación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *